0

Viejas Críticas: Old Boy (2003)

¿Por qué la ultraviolencia es entendida por muchos como una degradación de los valores? Existen cuadros de la corriente naif que muestran temas escabrosos como violaciones y matanzas. Estas obras son observadas con aprobación por las mismas mentes bienpensantes que consideran que un tío que le está arrancando los dientes  a otro con el revés de un martillo mientras suena el Invierno de Vivaldi no es arte, mientras que lo primero sí lo es. Esta escena pertenece a la película Old Boy, del surcoreano Park Chan-wook, primera obra maestra estrenada este año en nuestras pantallas.

El mismo Aristóteles dijo en su Poética que el hecho de ver un perro moribundo en la vida real nos produciría lástima y náuseas, mientras que si lo que estamos viendo es una fiel representación de la muerte de dicho perro sentiremos lástima igualmente, pero nos deleitaremos con la espeluznante imagen del cadáver, ya que sufriremos un proceso catártico que nos hará valorar en mayor medida nuestra propia vida.

Oh Dae-su es recluido en una habitación, en contra de su voluntad, durante quince años. Cuando es liberado, decide averiguar la identidad de sus secuestradores y el porqué de toda la locura que le rodea. Durante su cautiverio veremos al protagonista de Old Boy endurecerse, transformándose en una especie de anti-superhéroe capaz de abatir a todo enemigo con sus propios puños, aguantar cualquier tipo de tortura, tanto física como psicológica, o bien ser capaz de tragarse un pulpo entero, imagen que hiere ostensiblemente la retina del espectador (al igual que muchas otras), quien a la salida del cine tendrá la sensación de haber presenciado un sueño o una alucinación muy poderosa.

Park Chan-wook logra, con una gran sensibilidad, transformar un argumento eminentemente comercial (los americanos ya están rodando el remake) en una historia épica llena de lirismo y fuerza dramática, a través de una serie de imágenes con sello de autor que aúnan lo mejor del cine oriental actual, aunque también toman reminiscencias de algunos de los más importantes títulos del cine de occidente.

Si exceptuáramos la maravillosa Salinui chueok (Memories of murder, de Bong Joon-ho), podríamos decir que Old Boy es la mejor película surcoreana de los últimos tiempos. Una auténtica joya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *