0

Viejas Críticas: Gangs of New York (2002)

Existen varias formas de referirse a Gangs of New York: el film más caro producido de manera independiente; una recreación de los bajos fondos neoyorkinos de mediados del siglo XIX (diseñados y reconstruidos con esmero por Dante Ferretti); o bien, un rodaje a todas luces problemático y polémico. Aunque lo más apropiado sería definirla como la obra más ambiciosa de Martin Scorsese, un director perfeccionista e inquieto, que rechazó realizar La lista de Schindler, alegando que sólo sería capaz de llevarla a cabo un judío, y que invirtió un año de su tiempo en montar Uno de los nuestros y La edad de la inocencia.

A pesar de sus tres décadas de gestación, desde que Scorsese se encaprichó de la novela de Herbert Asbury, y de sus 127 días de rodaje en Cinecittá , amén de un estilo visual fluido e impactante, la película adolece de un problema básico: no está bien escrita. No pone el énfasis suficiente en los puntos en los que el relato debería alcanzar un cierto clímax. No deja lo bastante claro en qué pretende centrarse, es decir, si quiere contar la historia de cómo Nueva York forja sus orígenes en las calles encharcadas de barro y plagadas de maleantes, y no en las altas esferas políticas (reflexión bastante acertada); o bien si quiere acercarnos a la supuesta y casi inapreciable venganza protagonizada por Leonardo DiCaprio, personaje que se manifiesta como una de las mayores fisuras dentro de la película, presentándose como poco interesante, de talante no muy maduro y acompañado de una voz en off intempestiva e innecesaria (no olvidemos que este recurso había sido empleado con gran maestría en otros films de Scorsese).

Para señalar algún pro de este inusual largometraje (dentro de una cartelera norteamericana de baja calidad), destacaremos la presencia del actor Daniel Day-Lewis, que dejó de interpretar al zapatero de la realidad para dar paso al carnicero de la ficción, jefe de los llamados nativos, al que da vida con sorprendente carisma.

 En resumen, aunque Martin Scorsese ha intentado emular la grandeza de los films de Coppola, remitiéndose a un período histórico poco manoseado por el cine, y sin sucumbir a los efectos digitales de última generación, Gangs of New York no constituye ni mucho menos uno de los mejores trabajos del director, quien cuenta en su haber con algunas cumbres cinematográficas como Taxi driverCasino o Toro Salvaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *