0

La vida de Adèle (capítulos 1 y 2)

Recientemente, 343 intelectuales firmaron en la revista francesa Causeur el llamado “Manifiesto de los 343 cabrones”, en el que abogaban por la legalización de la prostitución y proclamaban el derecho a ser clientes de tales servicios, sin avergonzarse ni dar explicaciones a nadie. Un movimiento de connotaciones muy similares al de la defensa del aborto, secundado por importantes figuras públicas, como Catherine Deneuve y Marguerite Duras.Adèle Exarchopoulos in La vie d'Adèle

Resulta paradójico cómo un país tan abierto como Francia puede también manifestarse en contra del matrimonio homosexual y a la vez presentar en Festival de Cine de Cannes una película como La vida de Adèle, de Abdellatif Kechiche, que además se alzó con la Palma de Oro.

Lo que está claro es que existe una división de opiniones en la sociedad francesa en cuanto al tema de la homosexualidad, y dicha división queda también plasmada en esta historia de tres horas de metraje que es La vida de Adèle, la cual narra la evolución de una chica de 15 años que descubre que prefiere las mujeres a los hombres y que se enamora perdidamente de una estudiante de Bellas Artes llamada Emma, que lleva el pelo de color azul, y que también queda prendada de la joven Adéle, cuya belleza y naturalidad cautivarían a cualquiera, no sólo a Emma, sino también al los espectadores, que han aceptado muy bien una cinta nada comercial y con un argumento muy poco denso.Léa Seydoux inLa vie d'Adèle

Se trata de una adaptación del comic El azul es un color cálido, de Julie Maroh, quien no ha quedado muy satisfecha con la película, ya que, según declara, “está a años luz de” su “proceso de creación”. Y no es de extrañar, puesto que en el film la historia se desarrolla de una manera no sólo distinta, sino también algo incompleta, por no mencionar que el comic tiene un final perfectamente cerrado, mientras que la película no.

De hecho, La vida de Adéle embriaga, tanto por el encanto de sus protagonistas como por la sensibilidad de su director, pero cercena el relato en dos partes claramente diferenciadas aunque no declaradas hasta los títulos de crédito del final: capítulos 1 y 2.

En el primero vemos cómo Adèle se convierte en mujer. Se ve forzada a no reconocer su sexualidad, ni delante de sus compañeros de instituto ni delante de sus padres, pero un buen día se cruza con una muchacha de mirada arrogante y pelo azul, y de repente todo encaja. Un caso patológico de amor a primera vista. Más adelante se desatará la pasión y seremos testigos de la que, probablemente, sea la escena de sexo entre lesbianas más tórrida de la historia del cine.

En el segundo, toda esa pasión se deshace y Emma abandona su habitual color azul y comienza a adoptar una actitud sorprendentemente machista hacia Adéle, cosa que tampoco aparece en el comic, y que podría hacer pensar al público, erróneamente, que en una pareja constituida por dos personas del mismo sexo siempre hay una que tiende a situarse más en el papel masculino, mientras que la otra jugaría el papel femenino. Esto no es así. Son simplemente dos mujeres que se aman.Le Bleu est une couleur chaude

Y volviendo de nuevo a la novela gráfica,  hay que señalar que esta obra merece sin duda un mayor reconocimiento que la película, ya que entre sus viñetas Clementine (Adéle) es tal vez menos seductora que la actriz Adèle Exarchopoulos, pero su devoción por Emma es ilimitada y eterna, y el romanticismo que une a las dos sobrepasa toda crítica social. Es decir, que mientras que en el cine tenemos una historia de amor entre lesbianas, en el comic tenemos sencillamente una gran historia de amor.

Pero esperaremos un tiempo para volver a hacer esta comparación, porque con un final tan escandalosamente abierto, ¿quién sabe? es posible que haya en el futuro un capítulo 3, y hasta un capítulo 4, cuando Exarchopoulos esté algo más crecidita. Así Abdellatif Kechiche tendrá la oportunidad de hacer lo mismo que Richard Linklater con Antes del amanecer (1995) y sus secuelas, o mejor aún, que Fernando Palacios y Pedro Masó con la saga de La gran familia, de modo que realmente estemos asistiendo a toda la vida de Adéle.

La vie d'Adèle

LO MEJOR: el pelo… el de las dos.
LO PEOR: que no haya ganas de verla dos veces.
CALIFICACIÓN: ♦♦♦♦

 

Muy mala: Ø / Mala: ♦ / Regular: ♦♦ / Buena: ♦♦♦ / Muy buena: ♦♦♦♦ / Excelente: ♦♦♦♦♦

Obra maestra: O.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *